Obras exhibidas en la muestra en la galería  Rurh Benzacar, mayo 2007

SIN TITULO (DIBUJO), Minas de grafito y papel, 31 x 32 x 12 cm, 2007

SIN TITULO (DIBUJO), Minas de grafito y papel, 17 x 60 x 50 cm, 2007

SIN TITULO (DIBUJO), Minas de grafito y papel, 50 x 18 x 10 cm, 2007

SIN TITULO (DIBUJO), Minas de grafito papel, 50 x 18 x 10 cm , 2007

SIN TITULO (DIBUJO), Minas de grafito y papel, 40 x 10 x 10 cm, 2007

SIN TITULO (DIBUJO), Minas de grafito y papel, 16 x 68 x 6,5 cm, 2007

SIN TITULO (DIBUJO), Minas de grafito papel, 30 x 10 x 10 cm, 2007

SIN TITULO (DIBUJO), Minas de grafito y papel, 13 x 10 x 14 cm, 2006

Texto para la exposición en la galería Ruth Benzacar, mayo 2007

En la tranquilidad de este subsuelo, silenciosos diseños parecen cruzar los intereses del dibujo y la escultura, son complicados bocetos de arquitecturas a escala o monumentos reticentes a nuestra comprensión, que reposan detenidos como redes esperando capturar la curiosidad y el interés reflexivo del espectador.

El conjunto de objetos que presenta Dal Verme, puede pensarse como una segunda etapa en el desarrollo de una visión personal del dibujo que el artista comenzó a mediados del 2005 con la construcción de estructuras espaciales realizadas con centenares de minas de grafito adhesivadas entre sí, organizadas en frágiles y complejos dibujos montados sobre papel.

Respondiendo a este proceso que pretende encontrar una nueva forma de relacionar el tradicional binomio grafito y papel, el dibujo se torna tridimensional y el papel deja de ser mero soporte para participar activamente en la construcción del objeto. Una multitud de rectas relacionadas por puntos de encuentro y conexión crecen en volúmenes inciertos que reflexionan acerca de los límites y el alcance del dibujo, desafiando el recinto en el que son expuestos.

Estas cautivantes construcciones reticulares, sometidas a un aceleramiento de sus propias leyes, se dirigen hacia donde el viento de su lógica de construcción interna las lleve, creciendo de un modo impredecible, expandiéndose como campos minados sin control que colonizan la venerable sala que las exhibe. La multiplicación de pequeños segmentos de grafito tensiona la superficie del papel en caprichosas visiones donde el soporte se cierra sobre sí mismo mientras es fagocitado por el carácter invasivo de las líneas.

Fernando Brizuela.

 

MAGIA

Por Xil Buffone

¿qué otra cosa es un dibujo sino una extraña arquitectura de líneas
en el espacio?

grafito sobre papel
grafito tras papel
papel tras papel
grafito entre papel
papeles entre grafitos

crecen
grafitos en abanico
y sus sombras entramadas
tensan
leves conceptos no bidimensionales
magia china

el grado cero en que la geometría no es lo opuesto a lo orgánico
ni la reversible sombra lo ajeno a la materia
sin escalas
cuando la curva es una sumatoria de rectas
entonces

se ve
un dibujo
es algo
vivo

gracias.

Sobre la muestra en Ruth Benzacar (mayo 2007)

En Ramona, revista de artes visuales, #74

Septiembre de 2007

Obras exhibidas en la muestra Dibujos en la galería El Borde Arte Contemporáneo, abril 2005

SIN TITULO (DIBUJO), Minas de grafito y papel, 2005

50 x 70 x 5 cm

33 x 42 x 6 cm

27 x 22 x 6 cm

27 x 22 x 6 cm

27 x 22 x 6 cm

27 x 22 x 6 cm

36 x 50 x 5 cm

Texto para la exposición Dibujos en la galería El Borde Arte Contemporáneo, abril 2005

(dibujos), entre paréntesis

Todo lo que abunda, falta o esclarece un concepto, suele aparecer entre paréntesis.

Si se requiere el uso de estos indicios, es porque de su contenido, se sospecha… o quizás, se necesita crear un estado de suspenso en el que incluir una especie ajena al discurso oficial.

Los (dibujos) de Mariano Dal Verme parecieran ser, justamente, ajenos a su especie, por lo tanto, de ellos se sospecha. Son operaciones que aparentan ser dibujos por sencillas razones técnicas: grafito y papel pero, aunque parten del mismo sistema binario, el resultado es diverso: son en sí mismos una pregunta por los modos de ser del lápiz sobre el papel.

Para este debate, MDV retoma los elementos clásicos de la disciplina pero hace visible (inventa?) un espacio entre ambos que genera una situación ambigua y , convierte al dibujo en otra cosa (pero con lo mismo, aclara MDV!). las minas de grafito, usadas como objetos y a su vez como líneas, recrean dibujos que ironizan sobre su propia condición.

Sobre el dibujo, el espacio, los paréntesis y la infinita duda, alguna vez pensó Gastón Bachelard *que “…entre el suelo y mi zapato hay un espacio, muy pequeño, pero necesario. Me recuerda al espacio que existe entre el lápiz del que dibuja y su papel: 10-5 cm (dicen los físicos con una precisión asombrosa). ¿A qué distancia empieza la atracción mutua, íntima, del negro y del blanco?, ¿en qué momento el raudal de átomos de carbono(¡negro polen!) abandona la mina para invadir los poros del papel?(…) ¿nunca se llegan a tocar?  Quizá no haga falta que el contacto exista, y las moléculas inicien su íntimo trasvase, su peculiar camino de ida y vuelta…”

Cintia Mezza

abril 2005

 

*Bachelard, gaston : “materia y mano”, en El dercho de soñar, Madrid;F.C.E.,1985

FOR ESPORT, instalación site-specific CCEBA, mixed media, medidas variables, 2006

FOR ESPORT, instalación site-specific CCEBA, mixed media, medidas variables, 2006

detalles